Resto del País

Presumen “comilona” con tortugas cocinadas vivas en Tabasco y generan indignación en redes

Imágenes que comenzaron a circular por Facebook generaron gran indignación dado que se trata de una “comilona” en la que tabasqueños presumen el platillo que degustaron aquella tarde: tortugas rateadas.

Las fotos muestran a los tabasqueños comiéndose a los animalitos de manera gustosa. Sin embargo, cabe señalar que la forma en que cocinan a las tortugas es inhumana dado que las cuentan vivas a las brazas, una costumbre de Tabasco que ha sido ampliamente criticada.

Una costumbre que se defiende en Tabasco.

Al hablar de la costumbre de consumir carne de tortuga al pie de carretera, el inspector de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa), Armando Gómez Arigoñi, indicó que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la que otorga permisos para las Unidad de Manejo para Conservación de Vida Silvestre (Uma), las cuales hay unas 20 en Tabasco.

Anuncios

Los quelonios que son decomisados son llevados a esas unidades, detalló.

Aunque se otorgan permisos para la comercialización de tortugas, Armando Gómez apuntó que no todas pueden comercializar especies de quelonios, pues se trata de permisos temporales sujetos a cantidades de reproducción y en la entidad menos de cinco Umas pueden hacerlo.

Una de estas Umas se localiza en Jalpa de Méndez, a unos 60 kilómetros de Villahermosa, denominada El Encanto, la cual está conformada por 20 socios unidos en una sociedad cooperativa, cuya actividad data de 10 años.

En tres hectáreas de terreno se dedican a la crianza y reproducción de quelonios, entre ellas, las especies conocidas como: hicotea, pochitoque, mojina, tortuga blanca, guao y chiquiguao.

El responsable de la Uma, Javier Olán García, refirió que se mantienen a base de visitas guiadas, para que las familias y los niños conozcan las especies, así como la venta de quelonios y de platillos preparados.

Anuncios

Señaló que personas tanto del estado como de fuera llegan a comprar las especies, lo que se hace de manera legal y se les expiden documentos para que no tengan problemas en el traslado.

La especie más vendida, expuso, es la hicotea, que cuesta entre 400 y 500 pesos el ejemplar, de acuerdo a su tamaño, ya sea para pie de cría o para comer.

Sin embargo, la adquisición de un ejemplar no es inmediata, pues el trámite tarda de 30 a 50 días, por lo cual, la mayoría son por encargo y eso en ocasiones genera que los consumidores la compren “en el mercado negro, donde es más barato”.

Explicó que los quelonios desovan entre 12 y 15 huevos, según la especie y algunas tardan hasta cinco años para ser aprovechadas cuando al alcanzan la talla adecuada.

Anuncios

La tradición de comer tortugas se remonta a varias generaciones, sobre todo religiosas, pues en los viernes que dura la Cuaresma no se consume carne, por lo cual, los quelonios se convirtieron en una opción de alimento, además del pescado.

En algunas fondas, donde se ofrece a ciertos clientes bajo la denominación de “mole blanco”, se vende este platillo exótico en diversas variedades, aunque a un precio elevado que ronda los 150 pesos.

Los guisos varían de acuerdo a la especie, aunque el más popular es la “tortuga en sangre”, pero también se elabora en estofado y en salsa verde.

Sin embargo, la forma de sacrificar los quelonios para alimento es un tormento para el animal, pues para arrancarles los caparazones, primero se les destroza las partes laterales.

Según explican quienes se encargan de elaborar este tipo de platillos, se aderezan en vida y se debe tener cuidado con una mordedura, pues buscan defenderse, hasta que al final mueren cuando son introducidos en agua hirviendo.

Anuncios

SI TIENES TWITTER SIGUENOS, APOYANOS EN MANTENERTE INFORMADO, MUCHAS GRACIAS


ES SUMAMENTE IMPORTANTE NOS DEJES TU OPINION, GRACIAS POR TU APOYO

Con información de http://noticiaszmg.com

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.