Resto del País

“Prefiero morir en lucha que secuestrada”, dice mujer que fue golpeada en Monterrey.

Lupita no sabe si le salvó la vida defenderse de los golpes que le propinaba un asaltante y presunto secuestrador, que después de patearla en el suelo, la agarró del cabello y desde el asiento del copiloto, con la portezuela abierta, la arrastró mientras un cómplice arrancaba el vehículo en el que pretendían raptarla.

De lo que sí está segura es de que prefiere morir defendiéndose a que la secuestren y después hagan con ella lo que quieran.

El domingo en la madrugada, junto con su amiga Adriana, salió de un espectáculo en el Parque Fundidora, y esperaron en vano un auto Uber para trasladarse al poniente de Monterrey. Cerca, una fila de taxis aguardaban clientes. Un taxista se acercó, pretendía cobrar 500 pesos, pero luego bajó la tarifa: “Súbanse, les cobro 300”. Las originarias de Sonora aceptaron.

Anuncios

Al abordar el taxi, el tipo preguntó: “¿por dónde quieren que me vaya?”, Lupita indicó: “Por Constitución, Gonzalitos y Leones”. La pregunta se las hizo varias veces mientras seguía avanzando con el celular prendido.

Cuando iba por Constitución a la altura de Belisario Domínguez, dijo que el auto se había descompuesto, se salió a una calle lateral y frenó. Llegó otro taxi en el que iban dos sujetos, se emparejaron al primero, y el que iba de copiloto descendió, abrió la puerta del lado donde iba Adriana, le quitó su mochila y quiso arrebatar el bolso de Lupita, pero ella se defendió.

Anuncios

Forcejeando, las dos jóvenes salieron del taxi. Un sujeto golpeó a Lupita con el puño cerrado y de un segundo puñetazo la derribó. Ya en el suelo la pateó en el abdomen, y luego la jaloneó, quería subirla al otro vehículo. El asaltante que abordó como copiloto tomó del cabello a la joven y la arrastró contra el pavimento varios metros.

“Cuando me levanto y veo las luces de una patrulla me sentí segura, dije ‘ya llegó protección, alguien que nos va a salvar’. Se estaciona el policía [de Fuerza Civil] y para sumarle al dolor, se baja de la patrulla, y riendo nos dice burlonamente: ‘ustedes, porque son mujeres, para qué andan solas, y aparte, niñas, se nota que andan tomadas’, y seguía riéndose”.

Anuncios

“Me sentí más sola que nunca, ya no sé quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Corrí por la parte más transitada, pero ningún carro se paraba. Nos sentimos solas en el mundo, y comprendí que la sociedad tiene miedo de meterse en problemas ajenos”, explicó.

Lupita detalla que una segunda patrulla se paró después con una mujer policía, lo cual le dio alivio, fue quien las auxilió a ella y a su amiga.

Anuncios

SI TIENES TWITTER SIGUENOS, APOYANOS EN MANTENERTE INFORMADO, MUCHAS GRACIAS


ES SUMAMENTE IMPORTANTE NOS DEJES TU OPINION, GRACIAS POR TU APOYO

Con información de El Universal

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.