política

Elba Esther ya está libre, ¿para cuándo Dominga González, la defensora del agua?

Dominga González, de 61 años, fue sentenciada injustamente a 50 años de cárcel por defender el agua de su pueblo, según decenas de organismos de derechos humanos.

La redención de Elba Esther Gordillo es una muestra de las dos caras de la justicia en México. Por un lado, la poderosa sindicalista ya respira tranquila en su lujoso departamento de Polanco luego de ser absuelta de los cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada tras poco más de 5 años de prisión… que transcurrieron, en su mayoría, en una torre médica.

Anuncios

Por otro lado, la indígena nahua Dominga González, de 61 años, vive deprimida en una celda del penal de Santiaguito, Estado de México, donde lleva 11 años recluida por una sentencia racista que la castigó por defender el agua de su comunidad, según más de 255 defensores de derechos humanos. Y las autoridades no quieren que salga pronto: le faltan 39 años más privada de su libertad.

Anuncios

Mientras La Maestra contó con una costosa defensa a cargo del abogado Marco Antonio del Toro, quien desbarató uno a uno los argumentos de la Procuraduría General de la República, Dominga González no contó con un adecuada defensa que la salvara del elemento que más pesó en su detención: un testigo la acusó de ser la homicida de un empresario simplemente porque la culpable era “una señora morena y chaparrita”.

Anuncios

Esta es la historia: en el Estado de México, el río Texcaltengo nace en Tlanixco, una comunidad a unos 30 minutos de Toluca. Por años, los habitantes de Tlanixco disfrutaron de sus aguas, pero en 2001 la Comisión Nacional del Agua les quitó la concesión del uso del río para otorgarlo al municipio vecino, Villa Guerrero. ¿La razón? En Villa Guerrero hay una poderosa asociación de floricultores. De ese modo, los indígenas nahuas ya no pudieron usar legalmente el agua del río de su comunidad.

El 1 de abril de 2003, los floricultores entraron a Tlanixco, Estado de México, acusando a los locales de ensuciar el río. Aquello reavivó la furia de los indígenas y las campanas de la iglesia repicaron. La discusión pasó a golpes y en una situación confusa, el empresario…

Anuncios

SI TIENES TWITTER SIGUENOS, APOYANOS EN MANTENERTE INFORMADO, MUCHAS GRACIAS


ES SUMAMENTE IMPORTANTE NOS DEJES TU OPINION, GRACIAS POR TU APOYO

Con información de es-us.noticias.yahoo.com y y
Oscar Balderas, HuffPost México

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.