Estado de México

“Tengo hambre, ¿puedo vivir contigo?”, decía “Calcetitas Rojas” con vecinos que vivían cerca de su casa

CALCETAS ROJAS2
FOTO DE INTERNET

Era el 20 de diciembre de 2016 cuando platicaron con Lupita, la niña de las calcetitas rojas, asesinada en Nezahualcóyotl.

Alberto, un familiar así identificado por seguridad, grabó la charla que tuvo con la menor de dos años en aquel entonces.

Anuncios

Ese video se convierte en el único testimonio de la vida de Lupita, asesinada presuntamente por su padrastro y madre; quienes son investigados por feminicidio.

En el clip difundido por la activista Frida Guerrera, proporcionado por familiares de Lupita “N”, se ve a la menor con ropa humilde y una paleta en mano, afirmando a Alberto que tiene hambre.

Anuncios

-Sí. -Responde la niña cuando le dicen si se va a vivir con Alberto.

Sus zapatos están sumamente gastados. Su ropita tiene hoyos.

El testimonio de la vida que llevaba bajo resguardo de su madre, se muestra en el blog de la activista Frida Guerrera, quien recupera el testimonio de dolor de Alberto.

Anuncios

“Fuiste y serás una hija para mí siempre seré tu papito ese que tal vez no tuvo la dicha de verte nacer y verte crecer, pero corrí con la dicha de que me llamaras papá y de quererte. Perdóname porque no te pude defender cuando más necesitaste de mí en ese momento que hubiera dado todo por tomarte de mi mano y nunca soltarte y mucho menos permitir que sufrieras y menos en la manera que te me fuiste mi niña pero así como un día llegaste y me pediste un taco, me pediste que te diera ropita porque tenías frío, así como llegaste a mi vida y solo bastó verte a los ojos y ver el sufrimiento, la ternura, la nobleza que llevabas sin que nadie te lo pidiera me llamaste papá ahora lucharé hasta el final y que se haga justicia y nadie vuelva a sufrir lo que tú sufriste mi niña, mi Lupita, siempre por siempre, seré tu papito donde quiera que estés mi niña. MI NIÑA LUPITA. Alberto”.

Anuncios

Con información de Blog de Frida Guerrera

 

One comment

  1. Esto ea un ejemplo para todos loa que nos divorciamos y creemos que hata de los hijos lo hacemos abandonandolos a su suerte, despues de un evento asi, ya no vale ninguna disculpa, por muchas cartas a tu niña ella ya no estara, seguramente te perdonara pero tu conciencia no, bienvenido al mundo de los irresponsables amigo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.