CDMX

Peluquería de 1940 en la Col. Roma, a punto de desaparecer, es rescatada por las redes sociales.

IBARRA1.jpg
FOTO DE INTERNET

La peluquería de José Manuel Ibarra, que se ubica en la calle de San Luis Potosí, en la colonia Roma, en la Ciudad de México, ya sobrevivió a tres terremotos y varias crisis económicas, pero recientemente su dueño dio a conocer que está en peligro de cerrar el negocio debido a que su arrendador le aumentó el costo de la renta.

Por esta situación, Aída Mulato, una vecina de don José se dio a la tarea de compartir en redes sociales varias fotografías de la peluquería para invitar a la gente a que acuda a salvar el negocio.

Anuncios

“Don Manuel lleva más de seis meses en litigio y luchando por no desaparecer. ¿Qué tal que le ayudamos visitándolo, cortándonos el pelo o difundiéndolo?”, escribió la vecina en su perfil de Facebook; esta publicación ya ha sido compartida más de 7 mil 500 veces.

La publicación de Aída tuvo éxito, en pocos días la peluquería se lleno de clientes de la zona y de otros lugares de la ciudad.

Don José, quien tiene 77 años, contó que en los últimas semanas él llegaba a casa triste porque no tenía gente en su negocio, pero ahora llega cansado por tanto trabajo.

Anuncios


SU PELUQUERÍA ABIERTA DESDE 1940

La peluquería de Don José está abierta desde 1940 en el corazón de la colonia Roma, ahora es uno de los lugares más cotizados y concurridos para los comercios. Hace poco abrieron dos barberías modernas en la zona que desplazan poco a poco a los negocios.

A comparación de las demás barberías que predominan por la ciudad, la de José Ibarra es una de las más económicas. Mientras que los locales nuevos cobran 500 o 700 pesos por un servicio completo, don José cobra 200 pesos.

“Hay gente que quiere y puede pagarlo, esas cadenas tienen equipo más sofisticado, pero yo digo que no tienen la experiencia y el estilo que yo tengo”, señaló el peluquero en entrevista para Verne.

Esta antigua barbería está sentada en un local pequeño de 25 metros cuadrados. Conserva un sillón que es del siglo pasado, los demás los vendió hace seis meses para poder pagar el alquiler. Las hojas de afeitar que utiliza las adquiere poco a poco, y él mismo les saca filo, para reducir los costos.

Anuncios

Luego de difundirse las imágenes de esta peluquería, ahora es común observar a hombres haciendo fila de hasta tres horas por un servicio.

Aída comenta que quiso ayudar a José Ibarra a recuperar clientes, quería que el hombre siguiera conservando su medio de subsistencia en un sitio donde la competencia es muy grande.

Además del aumento de clientes, Ibarra consiguió apoyo de un abogado para evitar que su arrendatario le incremente el precio de alquiler.

Ibarra agradece lo que hicieron sus vecinos por él y espera que su pequeño negocio, el cual le heredó su padre continúe vigente.

Anuncios

Con información de regeneracion.mx

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.